Introducción.

¡Mira esa luz, un Ovni ¡ esa fue la frase que alertó a varios durante un paseo que hice por allá en el año 2003 junto a varios amigos. Casi todos despertaron para ver aquella luz que cruzaba de manera uniforme el cielo nocturno, algunos especulaban: “son extraterrestres, es una nave”. Algunos eran más cautos al mencionar que era un satélite artificial, pero la sorpresa de aquel momento pudo más, éramos pocos lo que aludían al paso de ese tipo de artefacto manufacturado por el hombre. El tiempo pasó, quizás muchos se quedaron con la primera impresión de algo extraño ya que era la primera vez que observaban algo así, no los culpo, pero es necesario fomentar este tipo de situaciones bajo su explicación convencional.

En el tema de los fenómenos aéreos anómalos, estamos casi acostumbrados a ver y recibir informes de luces que llaman la atención. Obviamente este tipo de reportes entran a un proceso de clasificación, es por ello que damos a conocer estos datos para que – en un futuro-, sepamos de lo observado. Otro detalle a considerar, es que varias personas han accedido a tecnología para registrar elementos nocturnos, con esto me refiero a los denominados visores infrarrojos. Si bien es cierto este tipo de visor fue y es utilizado para seguridad, hoy forman parte de las vigilias para “cazar” ovnis. Es por ello la necesidad de realizar una discriminación porque – ante las nuevas detecciones nocturnas-, se abre otro abanico en el cual es muy necesario conocer el comportamiento lumínico de los satélites artificiales mediante esta tecnología aplicada.  

Un poco de historia.

Retrocedamos en el tiempo para situamos en el año de 1945, es ahí en donde un joven Arthur Charles Clarke (1917 – 2008), exponía un nuevo método en las comunicaciones mediante objetos que circundaran la Tierra. Esa publicación salió en la revista Wireless World, el artículo se llamaba “Pueden las estaciones espaciales entregarle al mundo cobertura radial”. Ante tamaña idea de inmediato despertó el escepticismo entre algunos especialistas, claro porque mencionar eso en esos años no era para menos, sobre todo si venia de un escritor de ciencia ficción. Fue este último género literario, mezclado con su otra gran pasión – la ciencia- , que hizo volar su imaginación a niveles tales que logró plasmarlos en diversas obras, tales como: “Cita con Rama”, “ 2001: Odisea del Espacio”, entre otras.  Sin duda alguna un adelantado a su época.

Arthur Charles Clarke.

Pero la sorpresa vendría de la mano de la extinta Unión Soviética, el día 4 de octubre del año de 1957 era lanzado el Sputnik 1, primer satélite artificial, adelantándose así a los Estados Unidos. El primer movimiento ruso para lo que era la carrera espacial. Cabe recordar que Estados Unidos tenía a su vez un proyecto en donde la armada, junto a la fuerza aérea, colaboraron para realizar el lanzamiento del Explorer 1, año de 1958. Este satélite fue diseñado por la Jet Propulsion Laboratory (JPL), su finalidad era el de medir los niveles de radiación de la orbita terrestre.

 

 

En nuestro país, Chile, también se vivió gran expectación por el paso del Sputnik 1 en donde la zona central tuvo particular participación en su observación, convirtiéndose así en un gran escenario que apuntaba hacia el espacio. Así lo describía el diario El Mercurio de Valparaíso por ese año, titulares que se mantuvieron rotando por varios días y cuyas líneas decían lo siguiente, cito textual:

“Gran impresión causó la aparición de la “Luna” Soviética. – Algunos minutos antes, Venus fue confundido con el satélite, con la gran expectación. – Siguen captándose señales en Santiago-. Dos minutos antes que en Valparaíso el satélite fue visto en Concepción.” 

“Miles de personas observaron anoche en Valparaíso el paso del satélite artificial, que cruzó el cielo porteño de sur a norte poco después de las 20 horas, precisamente una de las más favorables para su observación visual, ya que fuera de estas horas se torna invisible para el ojo humano.” 

 

 

Ante la gran tecnología desarrollada, había otra, quizás mucho más barata en cuanto a elementos pero no exenta de dificultades. ¿Se imaginan un satélite artificial como un globo? bueno, estos eran los de la serie Echo. Este tipo de satélite artificial fue fabricado en plástico aluminizado cuya envergadura era de unos treinta metros el primero, el segundo era de unos 42 metros de diámetro. Aunque también se hicieron otros de menor tamaño, estos eran los denominados Explorer 24 que median cerca de 4 metros. Todos ellos lanzados en el año de 1966. No puedo dejar de preguntarme cuantas confusiones habrán creado estos globos al brillar de manera conspicua, es de imaginarse la situación. Quizás cuantos reportes deben existir por ahí bajo el rotulo de Ovnis, cuantos de estos posiblemente originados por los artefactos nombrados anteriormente.

 

Entrando en materia.

En el párrafo anterior, mencione acerca de conocer el comportamiento lumínico de los satélites artificiales. Esto significa que, mediante la visualización a través de visores infrarrojos, podamos acceder a un listado en donde anotemos cada paso, obviamente también nos sirve el registro audiovisual, pero con la prevención de que estos mismos aumentan considerablemente los niveles de luminosidad. A continuación algunos datos.

 

Un satélite artificial se presenta de la siguiente manera. 

 

  • (A) Un satélite artificial no se traslada en zigzag, su movimiento es rectilíneo.
  • (B) En ocasiones se ve un “flash” cuya duración es de pocos milisegundos, aunque se suelen dar- a simple vista-, una seguidilla de flashes a posterior.
  • (C) Ante la falta de contaminación lumínica, aparece como una estrella baja en magnitud (+ 3 aprox.). Aunque también puede verse fácilmente como un punto brillante (estrella de alta magnitud+ 1 aprox.).
  • (D) Su luminosidad decrece conforme avanza para luego desaparecer, esto se traduce en que el satélite artificial pasa al “cono” de sombra de la Tierra.
  • (E) Parpadeos en su trayectoria.
  • (F) Traslados a velocidades “lentas” y “rápidas”.

 

Confusiones. 

Los puntos señalados anteriormente, bien pueden provocar confusiones entre quienes observan por primera vez este tipo de artilugios o los que buscan “forzosamente”, léase esto último en términos de una creencia mayor o la necesidad imperiosa de registrar algún fenómeno (Ovni). Revisemos.

 

 (A)-  A ojo desnudo en conjunto con la falta de elementos de referencia, da la idea de que la luminosidad se moviera de lado a lado de forma tenue.

(B)-   A veces el flash es muy alto, esto dependerá del nivel de incidencia de los rayos solares sobre sus paneles.

(C)-  En esta situación su luminosidad suele ser uniforme, aunque también dependerá de las condiciones atmosféricas del momento. Bajo este dato asimismo se puede dar el movimiento de tipo  autocinético (movimiento ocular que se produce ante la ausencia de otros puntos de referencia). Aunque también se da la autokinesis que es cuando vemos “saltar” o “moverse” un punto lumínico a distancia. El debate de esta ultima parte, se centra en que no solo el ojo se vería involucrado, sino asimismo el cerebro.   

(D) – Algunas personas, me incluyo, han visto satélites artificiales que cruzan casi toda la esfera celeste hasta desaparecer, no entrando de inmediato en el denominado “cono” de sombra. Estas situaciones se dan sobre todo en relación a la altitud o distancia con la Tierra del propio satélite, además que en la mayoría de las visualizaciones se producen a unas pocas horas después de la puesta de Sol y antes del amanecer.  En la época estival se ven a altas horas de la madrugada, siendo esta las 03: 00 AM, en esa ocasión observé un satélite que venia desde el sector Sur Oeste hacia el Sur Este. (Hemisferio Sur).

(E) –  Esto se produce por rotación del mismo artefacto, señalar que mantiene su trayectoria uniforme.

(F) –  Los satélites artificiales orbitan a diferentes alturas, es por ello que los más “rápidos” se trasladan a más baja altura, lo contrario sucede con los de trayectoria “lenta” ya que van a mas distancia de nuestra Tierra. Señalar que los de baja altura tienen una velocidad mayor para no caer, recordemos que tienen un impulso inicial que los haría salir despedidos de  nuestro planeta, por ende la gravitación de nuestra Tierra los atrae (Ley de Gravitación Universal).

Órbitas Satelitales.

 

Geoestacionarios.

Este tipo de satélites artificiales tiene su orbita geosíncronica, es decir que están a una altura de unos 35.786 kilómetros sobre la línea ecuatorial, por lo tanto siguen la rotación de nuestra Tierra. Es por ello que este tipo satélites los vemos como estacionarios en el cielo. Señalar que algunos satélites artificiales, cuando pierden algunos puntos de referencia, comienzan a girar sobre su eje cambiando de posición sobre si mismos, esto provoca que en ciertos momentos veamos algún flash en el cielo. Obviamente es la luz del Sol que da de lleno en algunos de sus paneles.

Proyecto AION detección de satélites artificiales.

En esta sección del artículo, veremos algunas videograbaciones realizadas por nosotros en relación al proyecto de observación, este consiste en registrar algunos pasos de satélites artificiales con la finalidad de generar un estudio que nos pueda ayudar a entender algunos tipos de estos objetos circundantes. Además de conocer el nivel de luminosidades que estos mismos reflejan mediante equipos de visores infrarrojos.

En relación a este video, las posibles coordenadas son las siguientes:

Es la opción más probable, recordar que algunos satélites artificiales no están registrados por ser de origen militar o que ya están en desuso. Según cálculos estimativos, serían sobre los 15.000 objetos circundando la Tierra, para más información sobre esto, visitar: http://www.unoosa.org/oosa/en/spaceobjectregister/index.html

En el siguiente video, realizado por mi colega, Rodrigo Fuenzalida, en el sur de Chile, sector Reñihue, se aprecia la rotación en donde la luz solar da en sus paneles solares.

Contabilicé los reflejos otorgándoles un número. (No se pudo verificar la fecha exacta).

En este otro fue posible verlo solo a través del visor.

En el siguiente link es posible ver la cantidad de satélites artificiales y chatarra orbitando nuestro planeta: http://stuffin.space

Destacar a su vez que en el verano (hemisferio sur), he podido observar el paso de satélites artificiales cerca de las 02:00 y 03:00 AM aproximadamente, se sabe que la mayoría de observaciones se dan después de unas horas que se haya “escondido” el Sol. Así como se pueden registrar el paso de algunos satélites artificiales también lo son los “flares” o destellos que se presentan como si alguien no sacara una foto con flash desde el espacio, esto sucede por el hecho de que la luz solar suele “golpear” directamente sobre sus paneles solares. Pero señalar también que hay destellos que no pueden ser registrados, esto ocurre por la cantidad de chatarra espacial que nos circunda, sin duda crea mayor confusión en quienes desconocen estas situaciones y caen – irremediablemente -, en confusiones.

 

A modo de datos.

Sin duda el observar el cielo es fascinante, desde esta perspectiva debemos de tener en consideración la cantidad de chatarra espacial y de las dimensiones de algunos satélites artificiales, estos van desde algunos centímetros hasta de varios metros, algunos lo asemejan al diámetro de un autobús, algo que obviamente va relacionado a su peso. Lo otro es también el saber sobre sus altitudes que van desde sobre los 160 y hasta los 35.000 kilómetros.

Este artículo es solo un breve resumen, espero seguir ampliándolo con algunas observaciones que vayamos realizando ya que es conveniente utilizar al máximo estas nuevas tecnologías, no solo captando satélites artificiales, sino uno que otro objeto convencional que sea un aporte a la investigación. Es una manera de seguir adquiriendo conocimientos en base a estas nuevas posibilidades que hoy manejamos. Al ser de esta manera esperamos obtener mayores detalles, como por ejemplo sobre algunos datos que hablan sobre reflejos de colores, entre ellos el verde y rojo, supuestamente proveniente de los mismos cuerpos de los satélites artificiales, esperamos tener suerte en las próximas vigilias.

 

Marcelo Moya S.

01-agosto, 2019.

 

Fuentes:

Noticias Sputnik, el Mercurio de Valparaíso:http://www.mercuriovalpo.cl/custom/sputnik/pags/01.htm

Registro de satélites:https://www.heavens-above.com/

Gráficos órbitas: Marcelo Moya S.

Foto, satélite Eco: https://www.nasa.gov/centers/langley/about/project-echo.html