Introducción. 

No hay lugar a dudas que en Ufología las imágenes son primordiales, ellas nos pueden señalar detalles sobre algo extraño o sencillamente mostrar algún tipo de confusión o derechamente fraudes, es por ello que despierta un gran interés entre la comunidad asidua a este tema. A través de los años hemos sido testigos de innumerables materiales audiovisuales que, gracias a la rápida difusión, ya sea por ciertos medios de comunicación o de los propios ufólogos, han generado debates de lado y lado. Ante esta situación debemos ser cautos a la hora de ver dichas imágenes, es una manera de no caer en excesos que a nada llevan, con esto me refiero a dar por hecho algún caso que no tiene relación directa con algún fenómeno aéreo. Ahora este llamado a la cautela tiene que ver también con el enunciar hipótesis racionales que vayan en pos de descifrar hechos, aunque para algunos, de forma errada, lo catalogan como una negación. De igual manera ocurre cuando se aborda un caso otorgándole la posibilidad de que tenga visos de extrañeza ya que se tiende a menospreciar ciertas opiniones, estas últimas propiciadas por un sector “cegado” cuya base es que “todo” tiene una explicación satisfactoria.

Entonces surge un problema que aqueja al tema de los Ovnis por un largo tiempo, una lucha sin cuartel entre quienes desean fomentar un estudio serio y por otro la extensa propagación de imágenes que adolecen de un trasfondo investigativo.

 

No podemos desechar esas ganas de ver algo, es por ello que se le pide al ufólogo de turno fotos y / o videos que muestren algo relacionado directamente con el tema que nos atañe. Por si no fuera poco, aquí surge otro problema, este es aquel en donde se deposita la honestidad o de ver cuanta es la “magia” en creer en ciertos casos que tiene a su haber el propio difusor. Acá debo hacer hincapié en las responsabilidades compartidas entre el difusor y algunos sectores de medios de comunicación, estas consisten en querer mostrar a destajo materiales audiovisuales para elevar el rating y por otra parte la del invitado. Más de alguien puede decir que son shows con la finalidad de entretener al televidente, obviamente eso no esta en discusión, sino el tratamiento que se le suelen otorgar a las imágenes. Creo que es necesario – a estas alturas-, de subir la calidad en el muestrario “Ovni”, una tarea difícil, sin duda, pero sería lo ideal para emplazar un debate aprovechando la gran vitrina que entregan ciertos sectores de la comunicación, ya sea escrita o televisiva.

 

La gran dificultad  (otra más), es que esta vorágine inmensa de imágenes va creando entre el publico una idea preconcebida de que algunos fenómenos son de aparición habitual. Es por ello que se le pide al publico es que sea más critico con todo lo que se exhibe, de esta forma se abre un abanico en el cual es posible acceder a análisis racionales que ayuden a entender con que nos enfrentamos en un momento determinado. Es lo que persigue este artículo, aquí veremos algunas situaciones que – por el hecho de salir bajo el rótulo de Ovni-, se muestran diariamente como algo raro.

 

¿Esferas lumínicas?

El siguiente video fue popularizado en diversas redes sociales, siendo Facebook la principal fuente de difusión. No sería nada especial, salvo por algunos detalles que lo hacen merecedor de una nota, entre los datos figura que fue captado en el norte de nuestro país, Chile. Siendo así, se le otorga cierta credibilidad por venir de una zona, “caliente” para algunos, lugar en donde existen casos emblemáticos para lo que es nuestra historiografía ufológica. De esta manera se le da cabida en la lista de lo anómalo, pasando por alto los análisis respectivos, por ende cada vez que se le muestra se hace notar el plato volador paseando libremente por los cielos nortinos o eso es lo que parece. Pero veamos el video obtenido en el mes de abril del año de 2015, en las dependencias de la mina “Cerro Colorado”, región de Tarapacá, Iquique.

 

Obviamente para quien no esta habituado a revisar dichas imágenes, tiende a no ver detalles característicos propios de algunos fraudes. En las siguientes capturas podemos ver unos reflejos que destacan en el encuadre.

Para ver de mejor manera el detalle, edite el video para realzar lo comentado anteriormente.

 

En el video es posible advertir que el “oRni” (Objeto Reflejado No Identificado), se mueve a la par con el reflejo de quien sostiene el teléfono móvil. Algo que se contrapone a lo mencionado en el programa “Así somos” del canal La Red por el señor, Juan Andrés Salfate, quien dice: “Es importante que se mueva porque de inmediato se descarta algún reflejo en el lente de la cámara, si acompañase el movimiento o el tiriton incluso de quien esta grabando podríamos decir que es perfectamente un reflejo “. entendemos que muchos no manejan ciertos datos a la hora de revisar alguna imagen, pero es necesario advertir estas situaciones.

Nos queda claro entonces que lo captado en el video, corresponde a un reflejo sobre un vidrio.

 

Si bien es cierto, hemos asistido a diversos videos en donde hay “platillos voladores” o “luces” en los cielos los cuales han sido realizados mediante programas computacionales, en estos últimos meses hemos visto otro método de fraude. Este consiste en realizar videos o fotografías detrás un vidrio, específicamente en una ventana o el parabrisas de un automóvil. Los ejemplos que vienen a continuación son lo bastante claros.

El siguiente video es bastante particular porque muestra una esfera en una de las tantas carreteras del norte, este material audiovisual me fue cedido por el Sr. Juan Castillo para su análisis en el año de 2010. De todos modos hago notar algunos casos que han trascendido a la luz pública en cuanto a algunas apariciones de esferas lumínicas en caminos desolados, hay varios testigos que aluden haber visto este tipo de fenómenos lumínicos acompañándolos por segundos en plena carretera. Con este antecedente existen situaciones que bien pueden incluirse en alguna lista con detalles anómalos, es por ello el cuidado en el sentido que – bajo estas situaciones-, se pueden pasar desapercibidos videos como este.

 

 

 

Como se habrán dado cuenta – amigas y amigos -, existen detalles que echan por tierra cualquier intento de demostrar que esto tiene siquiera indicios de ser algo “real”. De todas maneras para ampliar esta parte, acá van algunos fotogramas en donde hago alusión a lo mencionado anteriormente.

Aunque la resolución del fotograma no acompaña de buena forma la exposición de detalles, algo se aprecia en la indicación con el número 2.

Algunos saben que cuando quiero demostrar algo con base en ciertos análisis, me lleva a buscar situaciones que me hagan replicar algunos materiales audiovisuales como una manera de enseñar algunos tips utilizados para fomentar montajes o en su efecto algunas confusiones. Pues bien, en mi retorno en bus desde Santiago, ciudad capital de Chile, se me ocurrió en el trayecto sacar, durante ese año, el teléfono móvil para realizar un video similar. Acá los resultados.

 

Uno de los últimos videos que me hicieron llegar fue el realizado en la ciudad de Coquimbo, en donde se alude a un “gran Ovni” que se paseo por lo cielos de la cuarta región. Acá debo agradecer al investigador de la Serena, el señor Cristian Riffo, por notificarme acerca de esta información ocurrida a mediados del año de 2018. Tampoco hay que ser muy exhaustivo para notar que lo captado corresponde a un brillo sobre el vidrio. De todas formas, si es que hubiese sido un avistamiento espectacular, la sorpresa se habría hecho notar en quien lo registró, por último decir que los testigos serían en mayor número, estos son datos a tener en cuenta. Lamentablemente, nada de eso ocurrió.

 

 

Por último, no solo se pueden hacer videos, sino que asimismo fotografías. Solo basta situarse frente a una gran ventana y tenemos nuestros “ovnis” invadiendo la ciudad.

 

Los ovnis luminosos.

Algunas reflexiones.

El tema de los Ovnis seguirá llenado espacios mediáticos, se mostraran videos que – en su mayoría -, tienen por explicación lo convencional, el rating será el punto importante por lo cual, obviamente, es una de las metas a alcanzar. Quizás este articulo pase desapercibido o más de alguien dirá: “más de lo mismo”, no importa, solo desear que algunos que despotrican contra este tipo de análisis no se molesten con quien les hacer ver un engaño, sino que se enojen con quienes traten de engañarlos. Comparto la opinión de quienes argumentan que esta temática es una problemática, una problemática en donde existen varios “actores” unos con más responsabilidades que otros, claro esta. La idea central es poder ir realizando ejercicios de discriminación que nos ayuden – a ver con cierta claridad-, algunos de los hechos acaecidos, no solo en este último tiempo, sino también con los que vienen a futuro.

Marcelo Moya S.

26 de abril, 2019.

marcelomoyas@gmail.com

 

 

Agradecimientos:

Al Sr. Juan castillo por enviar el video “Luz en la carretera”.

Asimismo al Sr. Cristian Riffo por mandar el video “Ovni en Coquimbo”.

“Ovnis en las fotos”, Valparaíso, Chile: Archivo, Marcelo Moya S.